Belén Bottarini: «Con la interpretación he encontrado mi profesión»

Conocemos más a una de las actrices más prometedoras del panorama nacional. Su nombre es Belén Bottarini, una actriz 360. Hablamos sobre su faceta profesional y la conocemos más como persona.

Fotografía: Ana Toledo

Pregunta: ¿Cómo decidiste embarcarte en el mundo de la interpretación?

Respuesta: Esta pregunta, me la esperaba (risas). Empecé con 5 años a bailar ballet, con mi profesora Violette en Valencia y por temas de familia y demás tuve que dejarlo. Me quedé con la espinita clavada de querer empezar a hacer algo de arte y demás. Comencé a estudiar biología y me di cuenta que no era lo mío y por casualidad, llegó a mis manos, un panfleto de una clase de prueba de teatro en una escuela privada; me presenté allí, empecé con teatro amateur, me metí y jamás salí. Tuve la conversación con mis padres y les expliqué todo.

Fotografía: Ana Toledo

P.: ¿Lo comprendieron desde el primer momento?

R.: Estaba bastante asustada de decirles que iba a dejar la carrera; de hecho antes de decírselo a ellos, ya la había dejado. Mi profesora de interpretación, en la muestra final, habló con ellos e intentó decirles que, como su profesora, les aconsejaba que me dejaran hacer. Lo que le contestaron fue que si era feliz, que siguiera adelante.

P.: En teatro tienes bastante experiencia…

R.: Hice una diplomatura de dos años en Valencia donde estudiábamos desde teatro musical a gestual y hacíamos clases de ritmo, danza, teatros de máscaras… cuando terminé, me vine a Madrid e hice las pruebas de la RESAD y entré. Fue como un subidón, tras pasar por un estado personal duro. Eso retrasó las pruebas y complicó un poco todo, pero si me pongo una meta allá voy ¡Soy así!

P.: Muchos actores quisieran tener la experiencia que tú tienes…

R.: Es algo que cuando entre dentro de la RESAD, me puse como premisa trabajar con todo el mundo y aprender de todos; no soy más que nadie. El teatro es humildad y es donde realmente aprendes; me conocí a mi misma a través de ello.

P.: Estás montando algo una obra de teatro…

R.: Con esta obra llevo unos 6 años haciéndola, es un tema muy personal que toca a mi familia, en concreto a la familia de mi padre. Es algo que he heredado y que se debe de conocer. Ahora estoy en un proceso de investigación y creación. Es algo bastante complicado en mi familia y en algunos aspectos es tabú.

Fotografía: Ana Toledo

P.: ¿Te consideras una actriz 360?

R.: (Risas) Sí. Yo voy a lo que me den, no tengo ningún problema.

P.: También tienes experiencia en publicidad…

R.: He hecho unos cuantos anuncios; la verdad es que se me da bien, soy resolutiva. Te voy a contar una anécdota que me ocurrió en uno de los rodajes de un spot de una conocida marca de supermercados. Llegué y estaba todo el set preparado para el rodaje, fui a vestuario, comí y grabé. Pasé más tiempo en maquillaje y comiendo que en escena. Delante de cámara estuve 5 minutos. Me explicaron que es lo que querían y a los 5 minutos ya lo tenía. Tiramos otra por si ‘las moscas’, pero cuando cortaron, me dijeron: «muchas gracias y que era una profesional».

P.: ¿Crees que muchas veces se da más importancia al número de seguidores en Instagram que al talento?

R.: Sí, por supuesto. He perdido casting por tener menos de X seguidores; no considero que eso determine el talento. Hay aplicaciones donde puedes comprarlos. Me parece absurdo y no me entra en la cabeza que una persona tenga que tener más seguidores no estando formada a una que lo está y tiene menos. No se debería de abogar a eso.

Fotografía: Ana Toledo

P.: ¿Crees que la fama está sobrevalorada?

R.: Creo que sí. Está también ligado a las redes sociales; estoy en un evento y ya soy ‘la monda lironda’ y es como…no. Es una tarea más de tu trabajo. Amigos míos que me han visto en algunos eventos dicen «¡Qué guay estar ahí! A ver si me llevas algún día» en vez de preguntarte como estás. Para mi las redes son una plataforma más para darme a conocer ¿Está sobrevalorada la fama? Sí. Hay gente que no quiere ser actor o actriz…¡Quiere ser famos@! Se malinterpreta el ser actor con una cara conocida.

P.: Hay que saber siempre de donde sale cada uno…

R.: ¡Por supuesto! Eso te define como artista y como persona. Se de donde vengo y lo que me ha costado llegar hasta donde he llegado. También lo que les ha costado a mis padres llegar a España y tener todo lo que tienen ahora; doy gracias por lo valientes que han sido.

P.: Muchas veces, lo que cuesta no es llegar, es mantenerse…

R.: Eso ya es otro capítulo…

P.: Llegar puede llegar alguien muy rápido arriba y la caída puede ser brutal. Es mejor llegar poco a poco arriba para que te mantengas…

R.: El llegar poco a poco ayuda al artista a comprender el mundo en el que se tiene que mover. Si tu subes del tirón, se te va a subir a la cabeza; es todo muy abrumador (fama, dinero, flashes…). Mientras vas accediendo poco a poco ‘al mundo’, jamás te olvidas de ti. Eso es lo que creo, es mi manera de entender las cosas.

P.: ¿Qué crees que tiene que tener un buen actor o actriz?

R.: Lo primero: Humildad; no creerse más que nadie, lo segundo pasión por lo que haga y lo tercero, formación.

P.: ¿Has tenido alguna vez alguna mala experiencia?

R.: Sí, he tenido desplantes de algún famoso; tampoco me he movido mucho por eventos ni cosas así. Intento mantenerme un poco al margen, al fin y al cabo es trabajo.

P.: ¿Cómo te definirías como persona?

R.: La gente cuando me conoce, antes de decirme hola, me dice que parezco borde. No soy así, al contrario. Puede ser un escudo que me ponga para no hacerme daño; soy la persona más sensible del mundo. Siento todo a un nivel… puedo ponerme a llorar, luego gritar… soy como un cóctel molotov y siempre estoy de buen rollo. Hay que disfrutar de lo que venga. Creo que tengo un corazón muy grande y mucha gente no es capaz de verlo, pero siempre me abro a las personas. Soy muy extrovertida, me encanta aprender de la gente y ahí es donde erramos mucho; tenemos que mirar más hacia fuera y cuanto más conoces al otro, más te conoces a ti. Desde la infancia nos quitan el poder de escuchar y observar. Eso nos lo enseña mucho el teatro.

Fotografía: Ana Toledo

P.: ¿Eres una chica que se cabrea con facilidad?

R.: No y sí. Si tengo razón, tengo razón y ahí no hay nadie quien me saque. Soy libra.

P.: ¿Manías?

R.: No soy nada supersticiosa. Mucha gente me pregunta, si cuando salgo a actuar, estoy nerviosa. Puedo estarlo un día antes, pero 5 minutos antes no. Estoy muy tranquila, he encontrado mi profesión.

P.: ¿Hábitos de nutrición?

R.: Soy vegetariana. Hago deporte, me cuido e intento no tener excesos.

P.: ¿Qué sueños te gustaría alcanzar?

R.: Mis abuelos fallecieron hace no mucho y esa situación me hizo ver las cosas de otra manera. Los tengo siempre conmigo y se que desde arriba están ayudándome y mandándome buenas vibraciones. Están todos observando y lo que yo les pido, me lo están dando poco a poco. Me gustaría que mi carrera de actriz siguiera creciendo obteniendo nuevas experiencias que me lleven a actuar en EEUU. Creo que este es mi año y mi momento.

P.: ¿Qué es lo más importante para ti en la vida?

R.: Nunca olvidarse de uno mismo, porqué es tu esencia y tu manera de enfrentarte al mundo; sobre todo la familia.

P.: ¿Futuros proyectos?

R.: Ahora mismo estoy en dos películas y en una obra de teatro que estrenaré a finales de Junio. Una de las películas es la ópera prima de Secún de la Rosa, donde tengo una pequeña parte; mi papel es de la novia de la protagonista. De la otra película no te puedo hablar mucho… solo decirte que es el nuevo trabajo de Daniel Cabrero, ganador del Premio a ‘mejor comedia’ en el Top Indie films awards en  Tokio con su anterior trabajo ‘Coda 77’. En su nueva película, interpretaré a un personaje que será ‘la guinda’ de la película. De la obra de teatro, decirte que se llama ‘El fruto’ y es de la dramaturga argentina Patricia Suárez dirigida por Sepu Sepúlveda de la compañía Lo más crudo teatro. Se va a estrenar el último fin de semana de Junio en La Grada. Mi personaje es Bertina, una chica de 20 años que sueña con ser actriz, pero eso se trunca cuando se queda embarazada y decide abortar. Es una obra de 4 mujeres que se estrena en España por primera vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *