Carlos Iglesias: «En las grandes crisis la cultura es siempre la más perjudicada»

Carlos Iglesias tiene una larga trayectoria como actor, guionista y director. En su último trabajo, ‘Suite Nupcial’, dejó ver esa faceta triple, y desde luego, no podría haberlo hecho de una forma mejor. Repasamos su carrera profesional

Pregunta: ¿Se te ha ocurrido en estos días la posibilidad de filmar una película, con la temática de lo que está sucediendo?

Respuesta: Supongo que se estarán haciendo “cien mil”, por lo menos escribiendo los guiones de muchísimas películas, a mí en particular no se me ha ocurrido ninguna. Pero seguro que americanos y demás, no te puedes imaginar, con la capacidad económica que ellos tienen. Yo tengo dos guiones que los tenía empezados, y he seguido trabajando en ellos. No con demasiado entusiasmo, porque me parece que vamos a tener una crisis gordísima y siempre la cultura es la primera que sufre las crisis, con lo cual levantar un proyecto a partir de ahora, si ya era antes prácticamente un milagro, va a ser complicadísimo. Es que la verdad, no hay mucha esperanza para escribir, pero no obstante, como también tengo el hábito y me gusta pues sí me he puesto a ello.

P: ¿Cuándo decidiste ser actor?

R: Mucho antes que yo lo decidió otra gente como mi tía, era la que hablaba con mi padre. Y al ser hijo único, entonces me veían jugar a los indios y a los americanos, haciendo de todos los personajes. Y además, mi tía que tenía mucha relación con la gente del cine, en Italia, porque ella vivía en Roma, entonces cuando venía a ver a su hija y me veía hacer todos estos juegos, me decía “algún día me lo llevaré a Italia para que aprenda arte dramático”. Y nadie le hizo caso obviamente. Y aparte, pues a mí, ya de más mayor, me lo habían dicho muchas veces, yo era dibujante publicitario y me lo seguían diciendo. Y un día ya me animé y me metí en la escuela de arte dramático, para ver exactamente qué era el oficio y a partir de ahí ya me enganchó, dejé de ser ya dibujante publicitario y ya me dediqué a ser actor.

P: Viendo toda tu trayectoria profesional, puedes considerar que esta serie, ¿marca un antes y un después y le impulsa a desarrollar otros trabajos en otras facetas dentro del cine?

R: Si claro, la faceta de director y la de guionista que es algo que no había hecho, incluso he sido productor en una de mis películas ‘Ispansi’. Y si, por supuesto, he desarrollado la faceta de director que de alguna forma me la impusieron, porque yo llevaba mucho intentando sacar un proyecto adelante y pasaba los años y el proyecto no se levantaba. Entonces, un productor me dijo “me interesa la historia, pero siempre y cuando la cuentes tú, porque es una historia que lo has vivido personalmente”  “Si quieres ser el director de la película vale, y si no, pues nada lo dejamos y se acabó”. Lo consulté en casa con mis amigos, y al final decidí meterme en la dirección.

P: La película de ‘Un franco, 14 pesetas’, ¿Es una película autobiográfica?

R: Sí, mis padres fueron emigrantes en Suiza, y yo viví 6 años en ese país. Justamente, lo que cuenta la película es la historia de mis padres en la emigración, yo por decirlo de alguna manera soy el niño de la película.

P: La última película que has rodado ha sido ‘La suite nupcial’. La has dirigido, interpretado y escrito, ¿Cómo ha surgido la idea de llevar la obra de teatro al cine?

R: Pues me lo dijo una amiga que había ido a ver la obra de teatro. Cuando yo quería sacar otro proyecto más ambicioso, que era un proyecto bastante más caro que tenía que rodar fuera de España no fui capaz de sacar ese proyecto. Entonces, estaba un poco angustiado por el trabajo, porque tenía muchas ganas de volver hacer una película. Y me dijo mi amiga “Carlos ¿Por qué no haces un guion cinematográfico de aquella obra de teatro que fui a ver y me gustó tanto, y que la gente se divirtió tanto?”. Empezamos a echar números y vimos que los costes eran bastantes inferiores al proyecto que teníamos en mano, “nos liamos la manta a la cabeza” y sacamos la película.

P: Antes hemos hablado de ‘Un franco y 14 pesetas’, ¿Qué diferencias esenciales existen entre ambas películas?

R: No tienen nada que ver, la temática es completamente distinta, una habla de la emigración española a Centroeuropa en los años 60, que llegaron a salir hasta 4 millones de españoles y la otra es una comedia, que habla del pasar de los años y de las parejas que no cuidan ese cariño. Es una comedia de faldas, de líos, de engaño. Está muy bien, nos ha salido muy divertida y la gente se lo pasa de miedo.

P:¿Qué problemas plantea desarrollar tres tareas como dirigir, actuar y escribir?, porque tiene que ser muy complicado…

R: Si bueno, la gente lo ve más difícil desde fuera que desde dentro. Cuando te metes dentro y te rodeas de compañeros que conocen muy bien el oficio, te lo ponen muy fácil. Hoy en día, además existe el monitor, que consiste en que cada vez que se hace una toma se puede comprobar si funciona o no funciona, si ha quedado bien o ha quedado mal. Antiguamente, era más complicado, porque no lo veías hasta que estaba revelada la película, pasaban meses y ya no tenías posibilidad de corregir porque ya ni estaba el decorado, el actor se había comprometido con otro proyecto… pero ahora inmediatamente, dices ”acción”, la haces y directamente vas al monitor y puedes ver lo que acabas de hacer, y si no te gusta dices ” vamos a repetirla” y ya está.

P: Carlos, una vez que ha trabajado en las distintas facetas, ¿Cuál de esas prefiere ser actor o director?

R: A mí me gustan todas, por eso siempre me escribo un personaje para mí. Me gusta mucho escribir, entonces al escribir, la verdad es que tienes la libertad absoluta del papel en blanco. Por tanto, nadie te cuestiona nada, y el papel lo admite todo. Después la realidad es distinta, porque ya la realidad, habla del dinero y eso ya es más complicado. Pero escribir es muy bonito, es un trabajo que haces en soledad y es muy rico, después la dirección la que lleva las responsabilidades de toda la película, de cómo trabajan los actores, la fotografía que hay, de los decorados, de la vestimenta. Pero, realmente si eres las tres cosas, la película que salga, es justamente la película que querías hacer no depende de la voluntad de nadie más. La única limitación que tienes, es la económica, pero la idea básica es lo que has engendrado tú en ese guion.

P:¿Qué proyectos futuros tienes?

R: Tengo un proyecto muy bonito, sobre la memoria histórica, si no llega a ocurrir la situación actual, hubiéramos tenido fecha para poder rodar, pero ahora no sé cómo habrá quedado el proyecto. No tengo muchas esperanzas de poder sacarlo adelante la verdad.

P: ¿Qué le dirías a una persona a la que gustase dedicarse al mundo de la interpretación?

R: Pues que, si le gusta otra cosa en la vida, que no se dedique a ello (risas), porque el paro es enorme, llega hasta los 35%, realmente el desempleo es brutal y hay que tener un factor suerte. En la vida, en todas las cosas que tengas que hacer, hay que tener suerte, pero en esta más. Ahora bien, es el mismo consejo que le día a mi hija y ahora se ha empañado en ser actriz. Con lo cual, es un consejo que no vale para nada, pero eso sí si te va la vida en ello, y de verdad quieres hacer algo en la vida, es bonito tener ilusiones y que lo que vayas a hacer te guste, en ese caso, “líate la manta en la cabeza” y que tengas mucha suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *