Elisa Mouliaá: «Con poco se puede ser feliz»

Repasamos la carrera profesional de la actriz madrileña Elisa Mouliaá.

Fotografía: Aroa Solana

Pregunta: ¿Cómo has pasado este confimaniento?

Respuesta: Ha habido momentos duros, como casi a todo el mundo le ha pasado. He tenido un embarazo en la recta final y me he encontrado el haber dado a luz junto a mi pareja. Eso ha tenido sus ventajas porque ha sido ‘nido’ porque toda la atención ha ido para la niña, pero ha tenido su parte negativa al no poder contar con el apoyo de tu familia y de la gente más cercana. Hemos aprendido todos a valorar lo importante y ver lo que quieres y lo que no. Al final para vivir necesitas poco y que con poco se puede ser feliz.

P.: ¿Cómo empezaste a dedicarte a esto?

R.: Me la inculcó mi padre porque él adora el teatro. Me metió en una compañía del barrio porque yo de pequeña vivía en un mundo de fantasía. Me apuntó para que me espabilara y jugase; eso me vino muy bien. Empezamos a hacer obras de teatro y estuvimos 5 años en la compañía. Mi padre era el protagonista y yo siempre hacía de la niña.

P.: Quizá el trabajo tuyo más recordado pudo ser el de Irene Mendoza en ‘Águila Roja’…

R.: Sí, era el personaje más importante que desarrollé hasta entonces. Iba a entrar para una temporada y al final, me quedé 7. Fue el primer personaje fijo y fue creciendo poco a poco teniendo grandes tramas importantes.

 

P.: Luego llegaron varias series más, pero ‘Servir y proteger’ fue otra en las que estuviste tiempo…

R.: Estuve dos temporadas e hice un personaje de una policía con caracter que defendía a las mujeres maltratadas y fue un personaje muy bonito, pero a la vez, muy juzgado.

P.: ¿Qué es lo que más te cuesta en tu profesión?

R.: Lo que me cuesta es ver el tono de la escena, hasta que no lo pones en el cuerpo no sabes del todo como va realmente la historia. Te puedes hacer muchas ideas, te pones a hacerlo y descubres muchas cosas.

P.: ¿Qué tal llevabas los madrugones?

R.: Te vas acostumbrando, pero soy de dormir mucho. En una serie diaria te recogen a las 5:30 y luego llegas a las 18:00 a casa y tienes que estudiar. Ha sido una paliza pero un entrenamiento para ser mamá.

 

P.: Has tocado todos los palos…

R.: Se ha hecho lo que se puede, no es un menú de restaurante que puedes elegir. Estoy muy contenta de haber tocado todos los palos. Con 16 años me eligieron de presentadora para Disney Channel, pero mi madre, no me dejó. Entonces me revelé apuntándome a 10 agencias faltando a clase y todo.

P.: Empieza tu trayectoria como presentadora…

R.: Después de hacer ‘Buscando el norte’ me llamaron de Mediapro porque me querían hacer una prueba como presentadora. En 2015 me puse al mando de ‘TVEmos’ un verano entero y aumentamos mucho la media de la cadena. Ellos se quedaron contentos, pero al haber cerrado contacto con Cárdenas, no pudimos continuar. Después de ‘Lo siguiente’ nos volvieron a llamar para retomar el programa de lunes a jueves. Gracias a la gran acogida de ‘TVEmos me llamaron de los Premios de la Liga y ahí estuve. Fue un directo y para mi era un gran reto.

 

P.: Vamos a conocerte un poco más ¿Tienes alguna manía?

R.: Con las mesas tengo un problema porque tienen que estar rectas y limpias.

P.: ¿Algún vicio confesable?

R.: El chocolate de una marca determinada de sésamo. España no lo ha descubierto porque siempre que voy al supermercado está en la estantería.

P.: ¿Sueños que te queden por cumplir?

R.: Muchos. Trabajar con Clint Eastwood, Woody Allen, Javier Bardem… hacer cine en España en general.

P.: ¿Algo que no perdones?

R.: La traición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *