Entrevista con Cristina Abad

Hemos hablado con una actriz con mucho potencial, Cristina Abad. Ella, ha estado haciendo durante 3 años en la serie de TVE ‘Acacias 38’ y posteriormente en la obra de teatro, ‘El funeral’ dirigida por Manuel Velasco.

Pregunta: ¿Cómo llegó ‘Acacias 38’ a tu vida?

Respuesta: Llegó por un casting. Me dieron la separata dos días antes de hacer el casting y dos semanas antes me dieron separata para otra serie. Tenía un miércoles el casting de ‘Acacias 38’ y el jueves el casting de lo otro. Hice el de ‘Acacias 38’ diciendo que una la había hecho bien y la otra regular. Pensé que no iban a coger y de hecho, pocos días después me fui con mi representante al teatro y estaba uno de los productores de Boomerang y hablamos sobre los casting. Él me dijo que una serie diaria era muy dura y que tenía que apretar mucho. La semana siguiente, me dijeron que al día siguiente tenía una prueba con un posible Víctor y era la primera vez que hacían una segunda prueba y yo flipé. Empecé a pensar en quien sería Víctor y cuando entró Miguel Diosdado al casting dije «vale, no lo conozco». Empezamos a hablar los dos que nos caimos muy bien. Llegó Yolanda y dijo «bueno ya os conocéis». Entonces repasamos el texto y fuimos a grabarlo. Estaba muy nerviosa y lo hicimos unas cuantas veces y ella nos dijo «nosotras vamos con vosotros». Mi reacción fue de alegrarme muchísimo y Miguel estaba muy serio y pensé «esto no hay que hacer». Miguel y yo nos seguimos por redes para estar en contacto. Casualidades de la vida: tenía su teléfono en mi móvil, antes de conocerle. Dos semanas después, suspendí el examen práctico de conducir, me llamó mi representante y me dijo «¿Cómo estás?» y le dije «pues bueno, bien». Me dijo lo siguiente «te han cogido para hacer el personaje de María Luisa en ‘Acacias 38′». Estaba en el sofá y me levanté y empecé andar por mi casa. Acto seguido llamé a mi madre y nos pusimos a llorar; no lo pude disfrutar por qué tenía miedo «y si al final no». Creo que no lo supe disfrutar.

P.: ¿Qué has aprendido?

R.: A actuar mejor. He aprendido a no tener miedo a una cámara, a adaptarme a mis compañeros, a improvisar dentro de un texto complicado., a poder manejar el mundo del plató… he aprendido a ser también una buena compañera y a lo que no quiero de compañeros y a no ser así. Gracias a diversos factores, me he convertido en una buena actriz.

P.: ¿Te consideras exigente a la hora de trabajar?

R.: Sí. Ahora estoy haciendo un curso con Juan Codina. Trabajando, estoy acostumbrada a ir a tiro hecho por que lo tenía todo controlado que no tenía que crear algo diferente. Yo me veía y no me gustaba nada.

P.: Llegó la hora de decir adiós a la serie, ¿Cómo fue ese momento?

R.: El adiós lo dije yo; dije que me quería ir. Llevaba tres años ahí y como actriz creo que debo de aprender mucho de muchos personajes, de muchas películas, series, teatros, directores… consideraba que conocía tanto a María Luisa que necesitaba conocer otros personajes o hacer cursos y renovarme; para eso, no tenía tiempo. Dije que me quería ir y después de unos cuantos meses hablando, me dijeron si me podía quedar hasta no se cuando. Entonces dije «yo me quedo si me caso». Lo pensaron y vieron que era un buen final y a Miguel le dieron la opción de quedarse o de irse. Él dijo algo muy bonito «yo he empezado esto con Cristina desde el casting y tenemos que terminar juntos.

P.: Y del drama con ‘Acacias 38’ a ‘El Funeral’, con un personaje cómico…

R.: A mí me llamó Manuel Velasco y me dijo en septiembre de 2017 «voy a hacer una obra de teatro. La va a hacer mi madre y Antonio Resines ¿Quieres hacerla?». Entonces le dije si inmediatamente. La lectura de guion fue divertida; a Concha ya la conocía personalmente pero a Antonio Resines no. Me lo pasé muy bien en los ensayos y conocer a Antonio Resines, fue maravilloso. Quería hacer una comedia y me gustaba que la gente que viniera a verla, no viera a María Luisa. Los ensayos los disfruté muchísimo: hacíamos mucho el tonto. Siento admiración y adoración por Antonio.

P.: También llegó el momento de decile adiós a Maite…

R.: Sí y me dio mucha pena. Llegué a mi camerino decorado, que lo aprendí de Concha. Ella tiene su camerino lleno de cojines, fotos, de estampitas, todos los regalos recibidos… y eso me gustó. Entonces, como en La Latina tenía uno, lo decoré con fotos de gente que para mí es importante (abuela, padres, hermana, Miguel Diosdado, amigas, fotos con los demás actores…). Jordi Rebellón nos regaló un llavero y Clara cuando se fue me regaló un peluche y lo dejé ahí.

P.: ¿Proyectos?

R.: Ahora mismo ninguno. Hago algún corto, tengo en mente hacer algo de teatro aunque sea pequeño. Me apetece crear, pero no se por donde empezar. Estoy haciendo casting, no todos los que me gustaría hacer y creo que los estoy haciendo bien. Estoy contenta con mi trabajo, pero descontenta con la profesión. Estoy muy tranquila, por que creo que llegará el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *