Mariona Tena: «Mi personaje en ‘El nudo’ (Joanna) tiene mucha información y por eso sabe tanto»

La actriz, Mariona Tena, triunfa actualmente con ‘El nudo’ serie original de Atresmedia Player Premium. Hablamos sobre su personaje Joanna y su carrera profesional.

Fotografía: Raúl Ruiz

Pregunta: ¿Cómo llegó ‘El nudo’ a tu vida?

Respuesta: Estaba viviendo en Barcelona en ese momento y fui a ver a mis representantes y estaban haciendo la prueba en la oficina. Me encontré con Jordi Frades y ahí nació la idea de hacerme la prueba para uno de los personajes de la serie y luego hice el casting y me escogieron.

P.: La secretaria metiche, digámoslo así…

R.: Al ser la secretaria tiene toda la documentación a mano y mucha relación con todos y cada uno de los personajes; sobre todo con Rebeca. Ella tiene acceso a muchísima información y por eso sabe tanto.

Fotografía: Raúl Ruiz

P.: Le cuesta un poco traicionar a sus jefes…

R.: Le cuesta traicionar a Rebeca, pero tiene una buena relación con ella. En trama es lo que trabajábamos.

P.: Al formato de la serie, no estamos muy acostumbrados ¿No?

R.: Eso es lo que me gustó. Cuando hice el casting era hablar a cámara y me sentaba en el diván y contaba lo que había visto acerca de todo ese enredo que hay en la serie. Me llamó mucha la atención porque nunca había hecho nada parecido. No tienes un actor delante y estás solo; pero si que nos pusieron a una persona de producción enfrente para que tuviéramos una referencia visual. No es lo mismo, no es hacer la escena. Era como hacer un monólogo y eso ha ayudado al espectador a posicionarse en la historia.

P.: ¿Qué significó ‘Salvados’ en tu vida profesional?

R.: Fue una experiencia maravillosa, es lo primero que hice en televisión. Hacíamos de actores o actrices infiltrados y el primero que yo hice fue de recoge pelotas falsa en un torneo de tenis. Me colé hasta la pista y la cuestión era ‘burlar’ la seguridad.

P.: ¿Alguna anécdota de todos estos años?

R.: Donde más anécdotas tengo que contar es con ‘Salvados’. Fuimos a hacer un reportaje con Rouco Varela y yo iba disfrazada de monja. Me acuerdo que iba con unos pasteles para entregárselos a él y se creyó que yo era una monja. Estaba sentada en la puerta principal de la iglesia de Madrid y había unos chicos que estaban rodeándome y haciéndose fotos conmigo mientras estaba concentrada. Cuando llegó Rouco se lo creyó totalmente; íbamos con guion pero lo cambiábamos sobre la marcha. Había guion pero también mucho improvisado. Luego tengo que contar lo de Berlusconi. Me fui a Italia y yo hacía de una periodista que se quería casar con Berlusconi y al final no pudimos hablar con él. La prensa vino a hablar conmigo y yo me monté la historia esta y salí en toda la prensa italiana. Un año después la RAI me llamó y me dijo que querían entrevistarme porqué se creyeron la historia y les dije que era una actriz española.

 

P.: Has estado también en dos series diarias ¿Cómo llevabas el ‘madrugón’?

R.: Eso lo llevaba muy mal, soy muy de dormir. Luego te acostumbras a todo y al ritmo; tu te has hecho tu callo y todo va muy fluido. Para aprender, una serie diaria es maravilloso.

Fotografía: Raúl Ruiz

P.: Estás ahora con el teatro…

R.: Estamos a punto de empezar a ensayar una cosa de teatro y es maravilloso. Tienes el feedback del aquí y ahora del espectador y eso es una adrenalina brutal.

P.: ¿Qué te queda por hacer?

R.: Me gustaría lanzarme a escribir. Tengo varias ideas en mente de algo que quiero escribir, lo que pasa es que tengo que encontrar el qué. La idea es una película y el tema es darle la estructura.

P.: Detrás de la cámara ¿Serías muy exigente?

R.: No lo sé, pero soy muy exigente conmigo misma.

P.: ¿Eres de las que el director o directora corta y tú no te has sentido agusto?

R.: A veces me ha podido pasar, pero un ejercicio muy bueno para el actor, es confiar en el director. Si dice que está bien, hay que ir para adelante. Cuando no estás tan pendiente y te dejas llevar es cuando las cosas mejor salen.

P.: A la hora de estudiar, ¿Sigues un protocolo?

R.: Soy bastante de tener mi método que me ido haciendo a mi medida de todo lo que he aprendido. Cada vez que tengo un texto o una obra sigo mi metodología.

Fotografía: Raúl Ruiz

P.: ¿Alguna persona te ha dado algún consejo que recordarás siempre?

R.: Cuando estaba trabajando en la película ‘Diario de una ninfómana’ coincidí con Ángela Molina y me dio un consejo «antes de rodar, nunca comas mucho». El estómago está haciendo la digestión y la cabeza se te queda como en otro lado. Estás más atontado, te cuesta espabilarte… ese consejo se lo cogí a Ángela y hay veces que me he tomado un buen festín y en rodaje luego estoy cazando moscas. Hay que comer poco o, al menos, ligero.

 

 

 

 

 

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Fotografías: Raúl Ruiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *